espanol
Idioma
{{ langArrFull[index] }}
blog_button_mob

Tipos de psoriasis y formas

La psoriasis se refiere a las enfermedades autoinmunes. Los síntomas de la enfermedad traen a las personas enfermas en psoriasis no sólo la incomodidad física sino también psicológica. Se sabe que en la etapa actual del desarrollo de la medicina todavía es imposible curar esta enfermedad. Pero, hay mucha información útil y conocimientos generales sobre la psoriasis que ayudarán evitar las agudizaciones y harán el tratamiento más eficaz. Para orientarse mejor en la sintomatología de la enfermedad y la localización de las lesiones psoriáticas, es necesario conocer más sobre las variedades de esta enfermedad. Los especialistas en el campo de la psoriasis establecieron el orden de la diagnosis de la enfermedad por medio de la definición de sus tipos. Con ese modo de divisiones se puede caracterizar el desarrollo posible de la enfermedad y escoger la metodología máximamente eficaz y segura del tratamiento de la psoriasis.

5_article

tipos de psoriasis

Hay una serie de factores y características que construyen la base de la clasificación de la enfermedad y distinguen un tipo de la psoriasis del otro:

  • tamaños, forma y la extención de las lesiones psoriáticas
  • manifestaciones clínicas de la enfermedad
  • localización de las lesiones
  • fase del desarrollo y el grado de la expresividad
  • temporalidad de la manifestación de las agudizaciones

Con ayuda de los criterios arriba indicados se puede distinguir las variedades clínicas de la psoriasis. Ellas van a ayudar a diagnosticar más exactamente la enfermedad y escoger la terapia individual para la eliminación de sus síntomas.

Distinguen tales tipos de psoriasis:

  • psoriasis vulgar o común
  • psoriasis invertida (atípica)
  • psoriasis pustulosa o exudativa 
  • psoriasis en gotas (guttata)
  • psoriasis eritrodérmica (eritrodermía psoriásica)
  • psoriasis artrítica (artritis psoriásica)
  • psoriasis en las uña (ungueal)
  • psoriasis en la cabeza (en el cuero cabelludo)

Según la fase del desarrollo de la enfermedad distinguen tres formas de la psoriasis:

  • progresiva
  • estable 
  • regresiva

Tipos de psoriasis según la temporalidad de las agudizaciones:

  • tipo invernal de la psoriasis — se manifiesta en período de otoño-invierno
  • tipo veraniego de la psoriasis – los síntomas se agudizan en primavera y verano
  • tipo mezclado de la psoriasis o de todas la temporada — los síntomas de la enfermedad se manifiestan en la medida mayor y menor, independientemente de la estación del año.

Descripción de cada tipo de psoriasis

Psoriasis vulgar

Este tipo de psoriasis es más difundido. A menudo lo llaman “clásico”, “común”, “psoriasis en placas”. Según la estadística, este tipo de la enfermedad se encuentra en casi 90 % de los casos. Para la psoriasis común son características las manchas purpúreas, que cubren la piel. Las manchas estan cubiertas por unas cuantas capas de las escamas blancas y grises, que se exfolian muy fácilmente. Al traumatizarse, las partes de piel afectadas pueden sangrar un poco. Las lesiones de la piel arriba descritas, que son típicas para la psoriasis clásica, se llaman las placas psoriásicas.

Las causas del desarrollo de la psoriasis vulgar tienen diversa naturaleza. Hasta hoy día, los médicos y los especialistas en el campo de la psoriasis no pueden afirmar con seguridad qué factores provocaron la enfermedad. Sin embargo, hay una serie de teorías, que pueden considerarse como causas de la psoriasis común, a saber: la predisposición genética, los trastornos del sistema endocrino, los cambios patalógicos del metabolismo y las tensiones psicoemocionales.

Normalmente la psoriasis vulgar se desarrolla poco a poco. A veces, se puede observar la aparición aguda de la enfermedad. Primero, se forman los focos de inflamación de color rosado-rojo, que endurecen y se cubren por las escamas plateadas. De ordinario, estas placas psoriásicas tienen la forma redondeada, pero su tamaño puede distinguirse. En general, tales lesiones se concentran en un lugar del cuerpo. Este lugar puede ser: manos, pies, codos y rodillas, cuero cabelludo, espalda etc.

Según la extención de la piel afectada, el grado del proceso inflamatorio y el estado general del paciente, la psoriasis común puede manifestarse en tres grados de gravedad:

  • leve
  • moderado
  • grave

El grado de la psoriasis está determinado por el Índice de la severidad del área de Psoriasis (PASI).

El tratamiento de la psoriasis en placas es un proceso dificil y largo. Si los métodos terapéuticos fueron escogidos incorrectos, se puede observar la progresión de la enfermedad. En caso de dejar bruscamente el tratamiento, especialmente si el tratamiento se realizaba por los medicamentos hormónicos, la enfermedad puede agudizarse. Muy raramente, pero tales complicación pueden causar la septicemia, que es muy peligrosa para la vida de una persona. Por eso, es mejor pasar el tratamiento bajo supervisión médica.

Psoriasis invertida (atípica)

Esté tipo se refiere a una de las formas más difíciles de la psoriasis. Él incluye la psoriasis en los pliegues de la piel (las axilas, la zona inguinal y otros), también la psoriasis de los órganos genitales. La psoriasis invertida puede surgir a cualquier edad. La enfermedad no depende del sexo de la persona, por eso puede afectar tanto a las mujeres como los hombres. La prostatitis se caracteriza por el curso crónico, cuando la agudización se cambia por remisiones. Las reincidencias más frecuentes se observan en otoño e invierno. La extención de las lesiones varían de los sarpullidos insignificantes y las lesiones en las zonas grandes.

Psoriasis en las zonas íntimas – las señales de este tipo de psoriasis son las erupciones en los órganos genitales (los labios sexuales, el pene). Se manifiestan como unas manchas rosadas y rojas, sin afección y peladuras características. Por eso, a menudo, no es tan simple diagnosticar la psoriasis de los lugares íntimos. Con todo eso, la enfermedad trae muchas sensaciones desagradables y incomodidad psicológica a la persona. Los factores, que causan este tipo de psoriasis pueden ser completamente diferentes, en particular, son los problemas de carácter psicológico (los estreses, la tensión nerviosa, las tráumas psicoemocionales), la herencia, la infracción del sistema inmunitario, las patologías de la funcionalidad de los órganos de la pelvis y otros. Cabe señalar que la psoriasis no es contagiosa, por eso no se transmite por vía sexual.

Psoriasis intertriginosa (la psoriasis que afecta a los pliegues y las zonas de flexión de la piel) — igual que la psoriasis en las zonas íntimas, este tipo de la enfermedad también carece de la peladura de la epidermis. Es dificil de diagnosticar la psoriasis intertriginosa, ya que sus síntomas son parecidos a otras enfermedades, por ejemplo, micosis. Las lesiones de la piel tienen bordes, son de color rojo-rosado y lisas. El tratamiento de esta psoriasis atípica es muy difícil. Los lugares de la lesión de la piel se distinguen de la extrema sensibilidad. Este tipo de la psoriasis a menudo tiene la forma húmeda, las lesiones pueden infectarse, que causa dolor y trae mucha incomodidad al paciente. Además, se puede traumatizar fácilmente las plagas con la ropa o ropa interior. En este caso, el tratamiento complejo es obligatorio, ya que la terapia local será poco eficaz. Con una terapia adecuada se puede conseguir una remisión duradera.

Psoriasis pustulosa o exudativa

Este tipo de enfermedad se manifiesta por los cambios patalógicos más graves. Las señales características de la enfermedad son las pústulas sobre la epidermis. La psoriasis pustulosa puede provocarse por las infecciones, patologías del fondo hormónico o tratamiento incorrecto de la psoriasis común. Junto con la enfermedad, con frecuencia se observa la fiebre elevada, los escalofríos y leucocitosis. Las lesiones en la piel forman lagos de pus que se acompañan de picor y dolor. Los pacientes con la psoriasis exudativa durante la agudización tienen la necesidad en hospitalización. El tratamiento de esta forma de enfermedad es muy difícil, largo y exige atención especial. Sin embargo, la forma cíclica de la enfermedad supone la posibilidad de la remisión. Hay dos formas de psoriasis pustulosa: generalizada y localizada.

La forma generalizada es peligrosa para la vida de la persona. El desarrollo rápido de los síntomas es característico para esta forma. Al principio, se puede notar los focos enconados, en forma de las manchas purpúreas en la piel. Con tiempo, ellas se transforman en las pústulas y se unen en gran escala de lesiones en la piel. Al traumatizarlas, aparecen heridas y úlceras. Esta forma de la enfermedad va acompañada del picor expresado, el quemazón y el síndrome de fiebre. La agudización de la enfermedad puede seguir casi 2 meses. A consecuencia, en la piel se manifiestan los síntomas característicos a la psoriasis común. Lugares de localización: las curvaturas de codos y rodillas, los pliegues de la piel, los genitales, a veces, la cabeza y las uñas.

La forma localizada se caracteriza por la psoriasis palmoplantar, que es una de sus manifestaciones más difundidas. Esta forma de enfermedad se localiza en las plantas de los pies y las palmas. Los primeros indicios de este tipo de psoriasis son las manchas rojas, donde se forman las pústulas. A menudo, la piel alrededor de las partes afectadas endurece y aparecen grietas. La forma localizada se puede curar con los medicamentos locales: pomadas, cremas y sprays. También será útil tomar vitaminas, remedios antihistamínicos y inmunomoduladores.

Psoriasis guttata

Este tipo se desarrolla más a menudo a los niños y los jóvenes, sin embargo, puede afectar a las personas de cualquier edad. En la mayoría de los casos, la causa de la psoriasis guttata puede ser la enfermedad infecciosa sufrida. Esta forma de la psoriasis puede manifestarse después de 15-20 días de la enfermedad. Los lugares de la localización no es posible prever. Las pápulas pueden aparecer en cualquier lugar, exepto en la cara. Pueden ser las manos, los pies, la espalda o el pecho. Lo característico para las lesiones en forma de gotas rojas en la piel es la manifestación repentina y aguda. Se puede deshacerse de estos síntomas de la enfermedad, pero, ya que la psoriasis es una enfermedad crónica, son posibles las reincidencias. Si no realizar el tratamiento a tiempo, las pápulas, causadas por la enfermedad se aumentan, afectando las partes de piel sanas. Así, la enfermedad adopta la forma grave.

Psoriasis eritrodérmica

Esta forma de enfermedad es más peligrosa, se encuentra muy raramente y surge a consecuencia de la agudización de la psoriasis. La psoriasis eritrodérmica más a menudo afecta a los hombres y se manifiesta en la temporada de otoño-invierno. Distinguen la eritrodermía primaria — surge a la persona sana, y secundaria, que es la consecuencia de una enfermedad cutánea (en este caso, la psoriasis). Según los síntomas de la enfermedad distinguen: la forma generalizada de la enfermedad — surge a consecuencia del desarrollo duradero de las lesiones psoriásicas; y la forma hiperergica, con los indicios característicos de rapidez del desarrollo y la agravación aguda del estado general del paciente. Durante la segunda forma se puede observar hinchazón, enrojecimiento de la epidermis que se acompaña de la peladura, el quemazón, el picor, el dolor y hasta la pérdida del cabello. Según el carácter del curso, la psoriasis eritrodérmica puede ser aguda, subcrónica y crónica. La psoriasis eritrodérmica crónica puede acompañarse de otras enfermedades cutáneas (micosis, leucosis, reticulosis).

Puesto que esta forma de enfermedad, además de la sintomatología en la piel, causa deshidratación, fiebre y infracciones de metabolismo del organismo es necesario lo más rápido posible hospitalizar al enfermo. El tratamiento puede realizar solamente el médico, está prescrita la terapia hospitalaria.

Artritis psoriásica

Esta forma de enfermedad se caracteriza por el proceso inflamatorio de las articulaciones. Tiene la naturaleza autoinmune, ya que es la consecuencia de la psoriasis. En raros casos la enfermedad puede desaparecer independientemente. La artritis psoriásica es la enfermedad del carácter autoinmune. Normalemente, la artritis acompaña a la psoriasis, pero puede actuar y en la forma independiente de la enfermedad. Esta enfermedad surge después de unos años de la aparición de los primeros síntomas de la psoriasis. La enfermedad afecta más a las personas de la edad media y a los jóvenes, raramente a los niños. De 100 personas que sufren de la psoriasis cerca de 38 personas tienen la artritis psoriásica.

La artritis psoriásica se representa por el daño de las articulaciones. En general, sufre la articulación de rodilla, de tobillo y interfalángica,. Es una enfermedad muy seria. Si no aplicar el tratamiento necesario, puede llevar a la invalidez del paciente. La terapia de la enfermedad consiste en régimen dietético correcto, el tratamiento medicamentoso y la fisioterapia. Si hay fuertes deformaciones de las articulaciones es necesario quitar las partes afectadas rápidamente.

Psoriasis ungueal

Esta forma de enfermedad sobreentiende la psoriasis en las uñas. Se encuentra muy a menudo. Puede surgir junto con las lesiones de la piel o independientemente. Los síntomas básicos son: el cambio del color de la placa de la uña, la induración, la exfoliación, la fragilidad de las uñas y la separación de la uña del lecho ungueal. Los primeros indicios de la psoriasis ungueal son unas formaciones superficiales punteadas, luego aparecen estrías transversales y longitudinales. Si no realizar el tratamiento de la psoriasis en las uñas esto puede llevar a la pérdida irrevocable de la uña. Los factores que puede provocar esta forma de la enfermedad pueden ser: el desequilibrio del sistema inmunitario y hormonal, la infracción del metabolismo, los estreses, también las enfermedades de la naturaleza infecciosa. Para el tratamiento de la psoriasis en las uñas debe aplicar la terapia compleja. Es un proceso duradero, pero así, va a poder conservar la integridad, recuperar el aspecto y deshacerse de las sensaciones desagradables.

Psoriasis en la cabeza

La forma más difundida de la enfermedad es la psoriasis del cuero cabelludo de la cabeza. Los indicios básicos de la enfermedad son unas manchas rojas sobre el cuero cabelludo, cubiertas con unas escamas plateadas, el picor expresado y la descamación. Tanto como todos los tipos de la psoriasis, este tipo de enfermedad tiene la naturaleza crónica que pasa ondulante. Las agudizaciones se cambian por las remisiones. Las causas del surgimiento de la enfermedad pueden ser: la herencia, las infecciones sufridas, la disfunción del sistema digestivo, la tensión psicoemocional, la influencia de las temperaturas muy bajas sobre el cuero cabelludo y también distintas lesiones del cuero cabelludo de la cabeza, la ausencia de una alimentación sana y las malas costumbres.

La psoriasis en la cabeza exige un enfoque integrado para el tratamiento, bajo la supervisión médica. Ya que sólo el médico puede determinar la fase y la gravedad de la enfermedad, y fijar la terapia correspondiente. El tratamiento sin método o el autotratamiento por medio de los remedios caseros y medicamentosos, puede ser peligroso para su salud y hasta llevar a la agudización de la enfermedad.

contenido
    Otros artículos de la categoría >>